lunes, 27 de mayo de 2024
20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
DOM AENOR
DOM_Antisoborno
DOM Desarrollo Local
DOM Dirección Correcta
DOM Bacheo
  • 13
  • Sep 2016
Opiniones

Una vez más el «pueblo» se manifestó en la calles contra un magistrado de la Sala de lo Constitucional, al no dejarlo ir a un evento que debía realizar en San Miguel, el «pueblo» está harto de las resoluciones «golpistas» de dichos magistrados por lo que salen a las calles a demostrar su descontento por su resoluciones.

¡Totalmente falso! Eso que llaman «pueblo» no son más que correligionarios del FMLN, que tienen una agenda hostil contra los magistrados de la Sala. Hoy solo hablamos de bloqueos de calles, pero más adelante pueden ser hasta agresiones físicas ¿Vamos a dejar que eso ocurra?

Y los políticos del FMLN hablando que el Estado puede ir a la quiebra por las distintas resoluciones. Quieren culpar al máximo tribunal constitucional por las malas decisiones estatales. Decisiones que ellos mismos han tomado.

Solo vea las fotografías de las supuestas protestas, gente humilde. Protestando por la Sala de lo Constitucional, pero también protestan por no tener agua, u otros servicios básicos.

Como ciudadano, respetuoso de las instituciones, debemos respetar el Estado de Derecho, y las resoluciones de la Sala son de estricto cumplimiento, no deben hacerse pataletas de este tipo, que más parecen una estrategia de intimidación ante los miembros de la honorable Sala.

Claro, la Sala les ha corregido la plana muchas veces, por eso el ataque constante. Aquí es donde los ciudadanos debemos frenar estas agresiones. Exigimos al FMLN que deje trabajar a la Sala de lo Constitucional, que respeten el Estado de Derecho.

Aquí hay una ciudadanía que defiende sus principios, defiende la institucionalidad, y no debemos permitir estos constantes ataques, solo por el hecho de hacer las cosas conforme a Derecho. ¡Señores de la Sala, no están solos!

Por Diego Jiménez