lunes, 27 de mayo de 2024
20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
DOM AENOR
DOM_Antisoborno
DOM Desarrollo Local
DOM Dirección Correcta
DOM Bacheo
  • 26
  • Ene 2017
Corte Suprema de Justicia

Urgen a Sala resolver demanda sobre ley de probidad

Medida cautelar contra la Ley de Probidad fue admitida el 11 de enero de 2016.

Gabriel Recinos

El Equipo Gestor de la Ley de Probidad Pública solicitó a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia que resuelva a la brevedad el proceso de inconstitucionalidad contra la Ley de Probidad, que se encuentra en estudio desde el 11 de enero de 2016.

Desde el momento de la admisión de la demanda, la aplicación de dicha ley, aprobada por la Asamblea Legislativa en diciembre de 2015, está suspendida como medida cautelar.

“Considerando que ha transcurrido más de un año desde la admisión de la demanda, y con base en el derecho a la tutela jurisdiccional establecida en el art. 2 de la Constitución y en la obligación de administrar pronta y cumplida justicia, establecida en el numeral 5° del artículo 182 de la Constitución, exhorta a la Sala de lo Constitucional a que a la mayor brevedad posible resuelva el proceso de inconstitucionalidad”, reza el comunicado del Equipo Gestor.


El país, agregan, necesita urgentemente una ley de probidad actualizada que contribuya a fortalecer el combate a la corrupción, pues aunque se está trabajando con la Ley de Enriquecimiento Ilícito, vigente desde 1959, “dicho cuerpo normativo no es idóneo, en gran medida porque excluye el juicio civil por enriquecimiento ilícito”.


De acuerdo a los demandantes, la Ley de Probidad viola por omisión el artículo 240, incisos 1 y 4, de la Constitución de la República.

Además, alegan, existe una posible vulneración del artículo 144, inciso 2, de la Constitución, referente a la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción y a la Convención Interamericana contra la Corrupción.