sábado, 18 de mayo de 2024
20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
DOM AENOR
DOM_Antisoborno
DOM Desarrollo Local
DOM Dirección Correcta
DOM Bacheo
  • 21
  • Feb 2024
Asamblea Legislativa

El Salvador avanza hacia la sostenibilidad con nuevo proyecto de energía renovable

En un paso significativo hacia el avance de la sostenibilidad y el uso de energías renovables en El Salvador, los legisladores de la Asamblea Legislativa, con una mayoría de 70 votos, dieron luz verde al gobierno para firmar un histórico acuerdo de préstamo con el Fondo Saudita. Este préstamo, el primero de su tipo solicitado al organismo saudí, asciende a $83 millones y fue aprobado durante la sesión plenaria número 145.

Los fondos obtenidos se destinarán al desarrollo del proyecto «Instalación de una planta de generación eléctrica con biogás en el río Acelhuate». Este proyecto tiene como objetivo principal el tratamiento de las aguas orgánicas y residuales vertidas en el río, especialmente en el sector del río Urbina, además de la producción de biogás para la generación de electricidad, fortaleciendo así el sector de las energías renovables en el país.

«Este proyecto representa un compromiso con la recuperación del río Acelhuate y con la gestión ambiental en general. Es el primer esfuerzo formal para sanear estas aguas, que finalmente fluyen hacia el río Lempa», comentó el diputado Christian Guevara.

La Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) será la encargada de ejecutar este proyecto, con el objetivo de aumentar la producción de energía renovable y ampliar su cobertura a toda la población salvadoreña. Actualmente, la matriz energética del país incluye energía hidroeléctrica, geotérmica y solar.

El proyecto se llevará a cabo en el departamento de San Salvador, específicamente entre los municipios de Ciudad Delgado y Cuscatancingo, beneficiando directamente a 16 mil familias de estas áreas y, de manera indirecta, a aproximadamente 1,3 millones de habitantes de San Salvador, La Libertad, Cuscatlán, Cabañas y Chalatenango.