lunes, 22 de abril de 2024
20240410_mh_renta_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
DOM AENOR
DOM_Antisoborno
DOM Bacheo
DOM Dirección Correcta
DOM Desarrollo Local
  • 20
  • Mar 2024
Asamblea Legislativa

El Salvador se adelanta en la digitalización de cheques: Un salto hacia la eficiencia financiera

Con el apoyo unánime de 79 diputados, El Salvador se posiciona como líder regional en la digitalización de cheques, marcando un hito en la reducción de tiempos para el desembolso de fondos mediante este método de pago.

Durante la sesión plenaria número 149, se aprobó una reforma al Código de Comercio para incorporar el artículo 838, letras A y B, que introduce el concepto de truncamiento de cheques. Este proceso innovador disminuye o elimina el intercambio físico de cheques, sustituyéndolo por el manejo de registros o imágenes electrónicas que se procesan y transmiten a través del sistema de pagos.

Dania González, una de las parlamentarias involucradas, destacó la importancia de esta reforma en un Código que no había sido actualizado en más de 50 años, introduciendo así una sección dedicada al truncamiento de cheques.

Gracias a esta actualización normativa, el tiempo para realizar transacciones se verá significativamente reducido. Mientras que en 2021 el proceso se acortó de tres a un día, con la nueva modificación, los fondos estarán disponibles en apenas cuatro horas.

Estas modificaciones no solo sitúan a El Salvador como vanguardia en el ámbito tecnológico y eficiencia operativa a nivel regional, sino que también prometen dinamizar la economía. Además, optimizarán los procesos administrativos tanto para las empresas que emiten cheques como para los proveedores que los reciben, eliminando trámites burocráticos y dificultades asociadas a la legibilidad de los documentos, falta de firmas o datos específicos.

Aunque las transacciones bancarias siguen siendo el método de pago preferido por los salvadoreños, la emisión de cheques ocupa el segundo lugar, según datos del Banco Central de Reserva (BCR). Este avance representa el quinto acto de justicia financiera en el país, simplificando una herramienta de pago tradicionalmente compleja.